Nuestro Padre Jesús de la Salud, de la hermandad de la Candelaria fue trasladado a su paso procesional el pasado viernes 16 de marzo. El Nazareno de la corporación del Martes Santo fue desde su capilla en las andas doradas que posee, transitando en la oscuridad hasta la nave a los pies de San Nicolás para seguir por la nave de la epístola en donde se encontraba su madre, la Virgen de la Candelaria, llegando junto a la parte derecha del presbiterio.

Allí le esperaba la priostía que procedía a quitarle la cruza y elevar al Señor hasta su paso de salida. Mientras el Nazareno surcaba en la oscuridad su templo del barrio de Santa Cruz, tenía lugar la Meditación por parte de Manuel Benítez, siendo el Señor de la Salud acompañando por un grupo de hermanos portando cirios, estos los de su paso y un par de velas en la virgen eran la única luz en el interior de la iglesia, en un ambiente sobrecogedor.

Texto de la Meditación por parte de Manuel Benítez

Galería fotográfica de Joaquín Galán