Durante el pasado Domingo de Resurrección y Lunes de Pascua, la imagen de Nuestra Señora María Santísima de la Alegría celebró solemne besamanos en su sede canónica la Iglesia de San Bartolomé, bello templo de estilo neoclásico. La imagen de la Virgen se mostró exquisitamente ataviada y ornamentada con la corona donada por Antonio de Legarburus, caballero de la Orden de Santiago, en 1964, y por la espléndida ráfaga que la envuelve desde los pies, una de las más antiguas y artísticas de Sevilla.

Fotografías de Miguel Ángel Romano