En la mañana de ayer se presentó en Écija el Cartel de la Magna Mariana 2015. El acto estuvo presidido por el Consejo de Cofradías de la misma localidad. El pintor sevillano Cesar Ramirez ha sido el encargado de realizar esta obra de una magnitud sublime.

Cartel Magna Mariana Ecija. Javi Jimenez (1)

Cartel anunciador de la Magna Mariana de Écija

A primera vista y describiendo lo obvio,  estamos ante un oleo sobre tabla de 1,60x 1,00 m, con una composición de referencia a la cartelería en su franjas verticales donde las laterales albergan en tonos fríos el rostro de las dos imágenes de gloria y catorce dolorosas que procesionarán en la Magna Mariana. Pintadas en riguroso orden de salida de abajo a arriba y de izquierda a derecha. en la franja central y ya en tonos cálidos es donde se vuelca la devoción mariana, a través de una inmaculada con claras  referencias a Bartolomé Esteban Murillo. ya en la parte inferior se recoge el simpecado de la hermandad del Rocío que abre la procesión y la leyenda que define el evento.

En lo que respecta a su tratamiento como obra pictórica o cuadro, la propia figura de la Inmaculada lo llena todo, con su marcada diagonal barroca que recoge en sus pies la gloria de ángeles y los signos de las letanías lauretanas entre los el autor de ha permitido incluir el escudo del consejo de hermandades y cofradías. la inmaculada está basada en una desconocida obra de Murillo que fue adquirida en el año 2013 por el museo de Bellas Artes de Sevilla a una colección privada. Tiene la particularidad de que es una de las pocas obras de Murillo pintada en oleo sobre una plancha octogonal de cobre de 70 cm de altura  y que por ser la cuarta inmaculada de este autor que posee el Bellas Artes y dada su singularidad y exclusividad, es la forma más adecuada para recordar también este cuarto aniversario del voto concepcionista,  incluyéndolo en esta interpretación del retablo cerámico de Santa María.

Llenando toda la parte superior de la obra, en lo que vendría a sustituir al  ambarino clásico que rodea a este tipo de representaciones de figuras marianas, figura el  manto de la Virgen del Valle, patrona de esta ciudad de Écija, que conforma junto con las nubes de la gloria de ángeles el nexo de unión y unidad de todas las partes que posee el conjunto del cuadro.

La elección del manto con el escudo de la ciudad bordado de Écija como uno de los elementos principales  del cartel no es casual, el autor ha querido traerlo a un primer plano y darle un sitio preferente dentro de la composición de la obra para que la presida. Al igual que la Virgen del Valle presidirá en la carrera oficial el día de la Magna Mariana, poniendo a su vez en valor una pieza de un nivel  artístico sobresaliente y patrimonio de la hermandad de la Virgen del Valle y de toda Écija y que representa lo que en su día fue la voluntad de toda una ciudad al realizarse por suscripción popular en el año 1920, pero que debido a su mal estado actual no se puede utilizar en las salidas anuales y está guardado a la espera de su restauración.