El pasado domingo se celebraba el Corpus de la Hermandad Sacramental de la Real Parroquia de Santa María Magdalena. Este Corpus, consolidado ya como uno de los más clásicos y solemnes, aglutina a su alrededor numeroso público por su feligresía que no quiere perderse el exquisito cortejo que lo compone por su sobriedad y elegancia, formando una simbiosis perfecta entre público y componentes del cortejo.

Tres pasos componen este cortejo, el Niño Jesús, perteneciente a la Hermandad de la Quinta Angustia y que representa a Jesús Niño en un templete dorado, la imagen de la Inmaculada Concepción, de Benito Hita del Castillo y Jesús Sacramentado, representado en la magnífica custodia realizada en el más puro barroco del siglo XVII.

El acompañamiento musical, un año más, estuvo a cargo de la Banda de Música del Maestro Tejera, que ofreció un repertorio muy del agrado de todos los asistentes.

Galería de Joaquín Galán